Ventajas de la construcción en madera

Ventajas de la construcción en madera

Reanudamos el tema del artículo “Realmente nos gustan los edificios de madera?” para definir las ventajas de la construcción en madera. En el artículo anterior os trasladamos las mejores características de los edificios de madera, y describimos las dos primeras. En este artículo abordamos las tres características últimas del listado:

  • Construcción ligera
  • Mejor aislamiento térmico
  • Construcción seca
  • Menor huella de carbono
  • Facilidad de uso y adaptabilidad

CONSTRUCCIÓN SECA

Esta es una de mis características favoritas y además tiene la singularidad de beneficiar a diferentes agentes de forma directa. Por un lado, de cara a la Empresa Constructora es mucho más fácil trabajar en una construcción seca y genera muchos menos residuos y suciedad. Por otro lado, este hecho es beneficioso para la Dirección Facultativa porque la obra está más limpia y eso mejora la seguridad en obra y la calidad del espacio de trabajo de los intervinientes durante la ejecución del edificio.

Finalmente, los usuarios están en un ambiente agradable en cuanto entran en el edificio. En los edificios de hormigón y fábrica, la humedad propia necesaria en la construcción de estos sistemas se percibe todavía al entrar en el edificio y tarda un tiempo en reducirse esa sensación. Este aspecto es difícil de trasladar en datos, ya que es una sensación, pero se percibe desde el mismo momento de la ejecución del edificio. Cualquier persona que haya tenido la oportunidad de estar en un edificio de construcción en madera podrá compartir esta sensación.

MENOR HUELLA DE CARBONO

La huella de carbono de los edificios todavía no tiene la repercusión necesaria en la normativa pero tiene un impacto directo en el nivel de sostenibilidad de los edificios y las ciudades. La sostenibilidad se basa en las emisiones de carbono, ya que son las causantes del cambio climático. El año pasado la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera aumentó hasta un nivel récord en los últimos 800.000 años, según ha informado la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) en su boletín anual sobre el impacto de los gases de efecto invernadero.

Las emisiones de carbono se dan en los diferentes procesos productivos, por lo tanto cada material  utilizado en la construcción tiene una huella de carbono propia. La huella de carbono negativa de la madera es una de sus características más conocidas. Tanto el proceso de extracción de materia prima como el de transformación requieren de un aporte energético bajo, mientras que el hormigón y el acero requieren de aportes altos. Además los árboles durante el proceso de la fotosíntesis absorben carbono (aproximadamente 1 TnCO2/m3), que es secuestrado por las fibras de la madera en su utilización como material de construcción en los edificios. De este modo se consigue que los edificios en madera sean sumideros de carbono en vez de emisores.

En este vídeo realizado para Wood for Good se muestra de manera visual, tanto el proceso de captura del CO2 durante el crecimiento de los árboles, como la repercusión del uso de la madera en los edificios y su capacidad de almacenaje del CO2 .

Para comprobar de forma práctica la influencia de esta ventaja de la construcción en madera, calculamos la energía embebida y huella de carbono. Como en los casos prácticos anteriores compararemos dos soluciones, una con madera y la otra con fábrica de ladrillo. Los datos para realizar los cálculos se extraen de sellos DAP, obteniendo los resultados de la tabla inferior. En el caso de la madera, se aportan dos valores para la huella de carbono. El primero más restrictivo, sin tener en cuenta el CO2 capturado por los árboles durante su crecimiento, y el segundo, teniendo en cuenta la capacidad de captura y almacenaje de CO2.

La repercusión del uso de un material u otro se analiza para el conjunto de un edificio tomando como referencia el edificio CICSH, en el que se utilizó la madera como elemento principal de la fachada. Analizamos el elemento principal sin analizar el resto de elementos que definen la fachada (aislamientos, cerramientos, acabados,…) para simplificar el ejercicio.

A través del análisis se comprueba que la diferencia entre el uso del ladrillo y la madera como elemento principal de la fachada, es significativa. Mientras que para el caso del ladrillo se dan unas emisiones de 170(TnCO2eq), para la madera son 41(TnCO2eq) en el caso más restrictivo. De este modo, las emisiones del edificio en ladrillo son más de cuatro veces las del edificio en madera. Si en el caso de la madera también se tiene en cuenta el CO2 capturado por los árboles, el edificio captura CO2 en vez de consumirlo. Esto supone que el edificio tiene huella negativa, almacena 160(TnCO2eq) a través del uso de la madera en su fachada.

Por otra lado, las ventajas de la construcción en madera se incrementan respecto a la huella de carbono, si valoramos su uso estructural. Esto es debido a la diferencia existente al comparar la madera con otros sistemas basados en el hormigón o el acero. La energía necesaria para producir una tonelada de hormigón es 5 veces la de la madera y para el acero es 24 veces superior a la de la madera, de acuerdo con las cifras proporcionadas por Wood For Good en el libro “A process revealed”.

FACILIDAD DE USO Y ADAPTABILIDAD

Finalmente queremos destacar la sencillez del uso de la madera y su adaptabilidad a diferentes sistemas constructivos y a diferentes aplicaciones. Un ejemplo de ello son las viviendas de “Barrett’s Grove” situadas en Londres y recientemente premiadas en los premios RIBA. En estas viviendas se han utilizado los paneles de CLT de madera para la estructura, envolvente exterior, divisiones interiores, acabados interiores, carpinterías interiores y muebles. La imagen inicial muestra algunas de esas aplicaciones y su versatilidad. Con los paneles han diseñado hasta un paragüero!

En otro caso, el estudio de arquitectura canadiense MGA hizo un ejercicio para comprobar los límites de la construcción en madera para edificios en altura. Este ejercicio se llevó acabo dentro de la iniciativa: PLAN B de Metsa Wood. El resultado fue el rediseño teórico del edificio Empire State Building de Nueva York, esta vez en madera. Eligieron uno de los edificios más icónicos para demostrar las posibilidades de la construcción en madera y el desarrollo tecnológico y de investigación que se está dando en este campo. Para el rediseño, se basaron en la madera microlaminada conocida como LVL o paneles KERTO. Iniciativas como esta junto con la construcción demuestran las posibilidades de los sistemas constructivos para los edificios de madera.

Dependiendo del uso y escala del edificio la construcción en madera se puede adaptar a través de diferentes sistemas y materiales, variando también las ventajas. En cualquier caso, creemos que las ventajas de la construcción en madera son muchas y este listado es sólo un resumen.  ¿Se os ocurre alguna otra?

 

 Pilar Saiz Coria

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save