¿Realmente nos gustan los edificios de madera?

¿Realmente nos gustan los edificios de madera?

Los edificios de madera se han puesto de moda en diferentes medios tanto digitales como escritos en los últimos meses. La construcción de las viviendas de madera contralaminada de VISESA en Hondarribi ha provocado un terremoto informativo y parece que acabamos de descubrir la madera y todos sus beneficios. Ya era hora de que se le diese a la madera la relevancia que se merece pero me da miedo que sea una moda, como las que vivimos con la sostenibilidad, ecodiseño, … Me surge la duda de que realmente se sepa lo que es tanto la madera como un edificio de madera.

Por eso vamos a exponer algunas de las mejores características de los edificios de madera según nuestro criterio.

  • Construcción ligera
  • Mejor aislamiento térmico
  • Construcción seca
  • Menor huella de carbono
  • Facilidad de uso y adaptabilidad

Algunos ya reconoceréis este listado de haberlo visto en otras publicaciones o artículos pero vamos a describirlas poco a poco en el blog para conocerlas a fondo con datos y ejemplos prácticos.

CONSTRUCCIÓN LIGERA

Empecemos por la ligereza ya que es uno de las características principales, influyendo a múltiples factores de la construcción.

Dependiendo del tipo de madera y sistema constructivo (madera maciza, madera laminada encolada, madera microlaminada, paneles contralaminados (CLT),…) que usemos el peso variará pero en cualquier caso la madera es uno de los sistemas constructivos más ligeros.

En el CTE-SE-M podemos encontrar la definición de madera y de las especies más utilizadas: “Materia leñosa y lignocelulósica situada entre la médula y la corteza de un árbol o arbusto. Como material de construcción, en estructuras de madera, las especies arbóreas más utilizadas son las maderas de coníferas (grupo botánico de las gimnospermas) y las maderas de frondosas (grupo botánico de las dicotiledóneas).”

En la Tabla1 se recogen las características de las maderas más comunes en la construcción agrupadas en función de su clasificación. Si queréis más información podéis consultar las características de todas las especies o consultarlas por grupos en función de su dureza. De forma adicional en la siguiente web Tknika del Gobierno Vasco, hay más información sobre la madera y diferentes especies disponibles en el mercado.

Para comprobar de modo práctico las mejoras que puede aportar el uso de la madera, por ser un sistema constructivo ligero, vamos a ver el impacto de su aplicación como cierre de fachada. Para ello, optamos por el uso de los paneles de madera contralaminada (CLT).  Estos paneles pueden ser utilizados en diferentes puntos del edificio: como estructura, como cierre exterior o división interior. En este caso vamos a prever su uso en la envolvente exterior vertical del edificio como elemento principal de la hoja, sustituyendo a la fábrica de ladrillo habitual.  De este modo, podremos comprobar las mejoras que aporta no sólo en su uso habitual como elemento estructural sino también en la envolvente.

  • Modelo 1: En el proyecto tradicional se prevé la utilización de 1/2 pie de ladrillo perforado de 11,5cm de espesor.
  • Modelo 2: En la alternativa en madera se utiliza un panel de CLT de pino radiata de 12cm de espesor.

Los detalles superiores muestran las soluciones constructivas de los dos modelos. El detalle de la izquierda muestra la el Modelo 1 en ladrillo, mientras que mientras que el detalle de la derecha muestra el Modelo2, de la alternativa en madera. De acuerdo a estas soluciones y las características de los materiales que se muestran en la tabla inferior hemos calculado el peso de la hoja principal en los dos modelos para un mismo edificio de referencia. El edificio de referencia utilizado es el Centro de Investigación CICSH situado en Gasteiz y en el que aplicamos la solución constructiva del Modelo2. La foto inferior muestra el panel de CLT formando la hoja principal de la envolvente exterior del edificio de la UPV/EHU.

Gracias a los cálculos reflejados en la Tabla2, concluimos que en los edificios de madera el peso de la hoja principal se reduce más de la MITAD respecto al Modelo1, realizado con ladrillo perforado. Teniendo en cuenta que en el edificio del CICSH la superficie de fachada construida es de 1.899,222 (m2) se calcula el peso de la hoja principal para los dos modelos. La utilización de la madera supone una REDUCCIÓN DEL PESO PROPIO de 130.476 (kg) para el conjunto del edificio.

La reducción del peso propio por un lado afecta directamente al cálculo estructural y de las cimentaciones, reduciendo las dimensiones de los elementos estructurales y de cimentación. Y por otro lado, reduce la energía consumida para transportar y manejar los materiales durante la fase de ejecución del edificio. Esto supone además la disminución de las emisiones de carbono, afectando a la huella de carbono del edificio.

MEJOR AISLAMIENTO TÉRMICO

En lo que respecta a este segundo punto vamos a aprovechar las soluciones constructivas del ejemplo práctico anterior. Vamos a demostrar la mejora del nivel de aislamiento térmico en los edificios de madera a través de los paneles contralaminados (CLT).

Primero consideramos tan sólo las hojas principales para posteriormente estudiar los cierres de fachada completos. De este modo podremos ver las propiedades de los materiales aislados, sin la influencia del resto de elementos.

Tal y como se expone en la tabla inferior las propiedades térmicas de la madera son mucho mayores que las del ladrillo, siendo cinco veces superior. Es por ello que el  panel de CLT de 12 centímetros tiene una transmitancia térmica de U=0,91(W/m2K) mientras que la hoja formada por el 1/2 pie de ladrillo perforado  tiene una transmitancia térmica mucho peor, siendo U=2,92 (W/m2K).

De cara al análisis de los cierres de fachada completos,  compararemos los dos modelos explicados anteriormente. Podéis ver en la tabla inferior que con el mismo espesor de material para ambos modelos, se obtiene un mayor nivel de aislamiento térmico en la envolvente del Modelo2. Puede que la diferencia parezca escasa viendo sólo el valor de la transmitancia térmica de la fachada pero al realizar el cálculo de la demanda energética del edificio la diferencia puede ser notable. La normativa cada vez nos hace ir a valores de transmitancia térmica mas bajos, casi cercanos a los establecidos en el Passivhaus, para poder alcanzar las calificaciones energéticas establecidas.

Vamos a exponerlo de otro modo práctico. Para conseguir el valor de transmitancia térmica U=0,21 alcanzado a través de la solución del Modelo2, con el sistema constructivo tradicional basado en ladrillo, necesitaríamos aumentar el aislamiento exterior 3 centímetros. Esta diferencia en muchos casos puede ser relevante por las consecuencias que tiene al reducir la superficie útil del edificio.

Por otra parte, en relación a la mejora del aislamiento térmico del edificio también hay que tener en cuenta que a través de sistemas como los paneles contralaminados (CLT) conseguimos una envolvente continua sin puentes térmicos. Gracias a ello evitamos la creación de condensaciones puntuales. Este aspecto además tiene una influencia directa sobre los usuarios y no sólo plantea mejoras constructivas para los técnicos o constructores.

 

La descripción de las siguientes ventajas de los edificios de madera las dejamos para el siguiente artículo. En un par de semanas os acercaremos las características de los edificios de madera en relación a la Construcción seca, Huella de carbono y Facilidad de uso y adaptabilidad.

 

 Pilar Saiz Coria

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save